La sexomnia es una forma de parasomnia de movimiento ocular no rápido (NREM), parecida al sonambulismo.

La sexomnia o hacer el amor dormido

Durante los episodios de sexomnia las personas pueden efectuar distintos actos sexuales como caricias, masturbación e incluso el coito.

Si bien, es similar al sonambulismo puesto que acontece durante el sueño NREM, clínicamente es una condición diferente. No se deben confundir los sueños eróticos o sueños húmedos, porque en estos no interviene la actividad física del individuo más allá de la eyaculación en algunos casos.

La sexomnia también conocida como sonambulismo sexual o sleep sex corresponde a la categoría de los disturbios del sueño llamada parasomnia.

Este tipo de trastorno implica algunas actividades físicas involuntarias o experiencias sensoriales que pueden ocurrir durante el sueño profundo, aunque hay quienes opinan que también puede suceder cuando la persona está cogiendo el sueño o está despertando.

¿Por qué puede ocurrir?

El doctor Michael Cramer  Bornemann señaló que durante el sueño nuestro cerebro atraviesa por distintas etapas en las que pueden ocurrir fallos que activan sectores del mismo, mientras la persona continúa dormida.

Los sectores activados pueden ser aquellos que controlan actividades básicas humanas (pensamiento instintivo para sobrevivir) como el masticar, pero también puede activarse un deseo sexual inconsciente en el individuo.

Causas de la sexomnia

Al igual que sucede en muchos tipos de parasomnias, las causas de la sexomnia no son conocidas del todo y lamentablemente no existe mucha literatura médica de la enfermedad, pero si se ha podido determinar algunos factores de riesgo que hacen que unas personas sean más vulnerables que otras, que se mencionan a continuación.

Los individuos que sufren de apnea obstructiva del sueño, pueden presentar episodios de sexomnia como una conducta secundaria a la enfermedad principal que es la apnea.

Causas de la sexomnia

También lo pueden producir ciertos fármacos, el abuso de las bebidas alcohólicas y el tabaco, condiciones de sueño deficientes, condiciones laborales de elevado estrés  y por último, al parecer existe un elemento genético que puede desencadenar los episodios de la enfermedad.

Con relación al género, algunos estudios arrojaron que los hombres son más proclives a tener experiencias sexuales durante el sueño, aunque esto no exime a las mujeres de riesgo.

Se cree que este desorden del sueño es más frecuente de lo que se cree, pero el factor vergüenza que conlleva, al parecer impide que muchas personas lo reporten.

Diagnóstico

Desde el punto de vista psiquiátrico, el médico especialista en trastornos del sueño puede realizar un diagnóstico a partir de la revisión de la historia médica del paciente y a través de una serie de preguntas relacionadas con los síntomas presentados.

Pero el diagnóstico generalmente más aceptado se confirma a través de una video-polisomnografía.

¿Cómo ayudar a los sexsomnos?

El sexo durante el sueño es una condición que puede ser crónica, por lo que su tratamiento  es fundamental para aliviar los síntomas presentes.

La ayuda profesional ayuda a aumentar la conciencia del paciente y comprender mejor el problema, lo que  ayuda tanto al  individuo como a la pareja a combatir la sexomnia de una manera favorable.

Las personas que padecen este trastorno pueden experimentar una serie de emociones negativas, entre las que podemos mencionar enojo, miedo, confusión, frustración, culpa, vergüenza, negación y aversión entre otros.

Este cuadro puede llevar al paciente a padecer un estrés gravísimo.

La sexsomnia lleva consigo una peligrosa carga emocional para las parejas que se ven en la necesidad de lidiar con este problema tan perturbador e incluso peligroso.

Al punto que las personas que lo sufren, temen a los problemas legales que pueda ocasionar en aquellos casos que puedan ser señalados como de agresión sexual, cosa que ya ha sucedido.

En la actualidad no existen fármacos aprobados para tratar la sexsomnia, pero mientras eso ocurre, los médicos vienen utilizando con bastante éxito algunos sedantes y antidepresivos para tratar el trastorno.

No obstante y por tratarse de medicinas en prueba, los profesionales de la medicina las suministran bajo estricta vigilancia.

Ante los riesgos que se pueden presentar, es importante propiciar un entorno más seguro alrededor de las personas afectadas por este trastorno, lo que incluye tomar medidas extremas como dormir en habitaciones separadas, dormir bajo llave o colocar sistemas de alarma para advertir de cualquier episodio.

Estas medidas dan seguridad tanto al paciente como a las personas que viven con él.

También sirve de mucha ayuda tratar de manera adecuada ciertos trastornos subyacentes o adicciones que podrían ser el origen de la sexomnia. Importante dormir suficiente, no administrar ciertos fármacos, tratar la apnea del sueño o la enfermedad de Willis-Ekbom.

Complicaciones

Una de las situaciones que hacen más complejo este trastorno del sueño es la vergüenza que experimentan las personas que lo padecen por los actos involuntarios realizados, que en verdad no recuerdan y en especial, aquellos que involucran la masturbación o el coito.

Otro aspecto que se ve seriamente involucrado en la sexomnia es el relacionado con el consentimiento, dado que quien comienza la relación  lo hace de una manera inconsciente.

Situación esta que ha generado casos judiciales por conductas que se constituyen en posibles delitos sexuales, como sucedió en Inglaterra en el año 2011 con un sonado caso de violación.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*