Pagar a una escort no te da derecho a tratarla como basura

putas hottescorts madrid

Hay hombres que piensan que el hecho de estar pagando por unas putas de Hottescorts en Madrid les da derecho a tratarlas como basura. Son personas enfermas y reprimidas que desean descargar sus frustraciones con unas inocentes mujeres que lo único que desean es darles placer y cumplir sus fantasías a cambio de unos cuantos euros.

Escorts en la ciudad de Madrid

Déjenme recordarles a esos chicos, imbéciles como decía, que el hecho de que estén pagando por nuestros servicios no les da derecho de tratarnos como basura. La realidad es que nosotras somos mujeres como cualquier otra, somos humanos y tenemos derechos que deben ser asegurados y protegidos por todos nuestros clientes.

He conocido muchos clientes que son unos verdaderos cerdos, esos imbéciles que nunca más volverán a ver nuestras vaginas en sus vidas. Como a toda mujer, las escorts en Madrid no podemos ser tratadas como putas, sino como unas damas. No hay nada más excitante y satisfactorio que un hombre que nos hable bien y nos trate con delicadeza a pesar de que nos dediquemos a lo que nos dedicamos.

Cuando estaba comenzando en este negocio me encontré con una gran cantidad de estos estúpidos que me trataban mal y me decían cosas muy feas, algunos hasta llegaron a maltratarme.

Sin embargo y esto se los digo a todas las escort en Madrid que estén pasando por esto, hay que revelarse y defenderse del maltrato y si es posible dejarlos con la polla tiesa y devolverles su cochino dinero antes de aceptar ese trato asqueroso.

Trata bien a una escort y te lo agradecerá con el mejor sexo de tu vida

Tratar a una escort en Madrid como a toda una dama tiene sus beneficios para los clientes. No te olvides que a pesar de que nos encante el sexo y tengamos muchos fetiches, sobre todas las cosas somos mujeres y toda mujer disfruta ser tratada como una princesa.

Cuando una escort se encuentra con un cliente que entiende este punto, se lo va a agradecer de una forma espectacular.

Cuando un cliente nos trata bien dejamos de verlo como solo un cliente y comenzamos a percibirlo como un amigo. No te voy a decir que nos vamos a enamorar en todos los casos, pero si le vamos a tomar cariño a esa persona que ve más allá de nuestro trabajo y trata de conectar con la mujer que hay dentro de nosotras.

Vamos a ser mucho más amigables y cariñosa con él y podemos premiarlos con un polvo extra o hasta quedándonos más tiempo de lo estimado solo porque disfrutamos estar con él.

Incluso he conocido amigas que han terminado encantadas con clientes que las tratan como princesas y le ofrecen una mejor vida. Es ahí cuando muchas deciden olvidarse del trabajo y se entregan a un solo hombre, aunque no te puedo asegurar que todas vayamos a hacer eso, pero te puedo decir que sus casos hay.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*