Un curso de administración de empresas sirve para todo aquel que desee introducirse en el ambiente económico de una organización pequeña o grande, conozca todos los tipos de presupuestos y sepa planificar y aplicar conceptos en la práctica.

Control de administración de empresas, Un rol poco conocido pero muy útil

Un especialista en control de administración de empresas no se caracteriza por ser el individuo más presente o que más contacto toma con los empleados de una empresa. No obstante, su trabajo resulta elemental para que la misma mantenga un orden general.

En tanto los cursos de control de gestión están destinados al público general que ya se especializó en algún rubro vinculado a la economía o, simplemente, quieren aprender de ello para en un futuro poder supervisar y aplicar mejor cada recurso en su trabajo.

Hoy en día surgen de manera constante nuevas empresas que funcionan como sucursales de otras existentes o como sistema de compra y venta de determinados bienes o servicios con las que reemplazan a negocios pequeños que se encargan de ello.

Es por ello que una carrera, curso y oficio ligado a las empresas (o que se puede poner en práctica allí) te será muy útil en todas las especializaciones y, lo más importante, podrás aplicarlo en cualquier parte del mundo donde lo estudies.

En cuanto al mundo de las organizaciones a las que todo se está volcando, la función de control de gestión dentro de una empresa es ejercida en las tareas principales, en el encuadramiento de la organización y en las funciones de cada integrante.

Al mismo tiempo, una formación en control de gestión te enseñará a cómo recopilar y tratar los datos más importantes del funcionamiento y desarrollo de la empresa y, ante esto, tomar las decisiones correctas en medio de posibles incertidumbres respecto a lo que ocurrirá.

Como especialista en control de gestión de empresas dispondrás de distintas técnicas para utilizar en cualquier organización, incluso una pequeña de pocos colaboradores, para llevar adelante un nivel de análisis y de presentación para posicionarla donde las circunstancias lo requieren.

Concretamente esto último implica que, por más que una empresa obtenga un nivel de ganancias suficientes para producir y mantener a todos sus empleados, nada será suficiente si hay cuestiones a tratar o tareas en las que esta tiene la necesidad de realizar.

Casi en paralelo, la vinculación de los diferentes objetivos que fijamos a indicadores KPIs tanto financieros como no financieros. Será una maniobra que te saldrá bien únicamente si dispones de óptimas herramientas.

Además, cómo diseñar un sistema para controlar y gestionar desde una perspectiva de gerencia será otro de los puntos fuertes en el que estarás capacitado. Sin un buen curso de control y gestión, carecemos hasta de potestad para implementar acciones por más recomendaciones y experiencias que hayas visto.

En tanto cómo desarrollar un análisis vertical, horizontal y la conocida como técnicas de los bridges para entender todo lo que respecta a datos económicos y descubrir puntos necesarios para poder tomar decisiones, entre otras, son conceptos que debes saber muy bien y, al igual que la mayoría de los anteriores, no se aprenden e incorporan por oficio o habilidad personal.

Cabe destacar que un recibido en control de gestión tendrá en claro los modos de creación de sistemas de información y alertas que determinen los posibles riesgos en la empresa para, así, lograr anticiparse a ellos antes de que las consecuencias impactan de manera directa en sus trabajadores, llevando todo a una crisis.

Esto último permite también combatir inconvenientes externos; por ejemplo, empezar a tener mayores costos de importación o traslado.

Se trata de cuestiones nada menores a las cuales debes estar preparado para su aparición y ocupado en las mismas para resolver todo de la mejor manera posible antes de que sea tarde.

Lo que aprendes en un curso o master de control de gestión es a planificar y simular escenarios económicos complejos para, luego, otorgar a los individuos objetivos claros y concretos y dar cuenta de los resultados que se van obteniendo (sobre todo económicos).

Justamente en lo que estrictamente económico, como contralor elaborarás planes de cuentas según la estructura y tipo de empresa y los diversos centros de costes de los que serás responsable y estarás preparado para liderar.

Otros puntos algo menores que incorporarás en tu formación será la de cuadros de mandos y sus respectivos análisis y (más adelante) los modos de adquirir habilidades, conocimientos y capacidades para el control general de la organización.

En líneas generales, un curso de control de gestión te permite ver y dar cuenta de las problemáticas por las que puede atravesar una compañía que están relacionadas a presupuestos, ingresos, cobros, recursos humanos e inversiones, entre otras.

Es importante aclarar que como se trata de un curso de pocos meses de duración, nunca llegarás a abordar cada cuestión en detalle y profundidad y los diferentes problemas en los que tu presencia resulta elemental para el futuro de la organización.

Contrariamente a lo que se puede pensar, en épocas de crisis estos cursos cuentan con mayor demanda ya que las personas interesadas en ellos saben que son una gran oportunidad para tratar de salvar a una empresa o, al menos, reducir los daños sufridos.

Con herramientas y puntos de vista teóricos y prácticos, un curso de control de gestión puede también complementar otra formación vinculada con economía como, por ejemplo, una carrera de administración o marketing.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *