Remedios contra la retención de líquidos y para eliminar toxinas

Con el calor, las mujeres somos más vulnerables a retener líquidos. Toma una infusión de cola de caballo tres veces al día, y estimulará la producción de orina y eliminarás las toxinas. La cola de caballo también se puede tomar en cápsulas y comprimidos, y el zumo de la planta fresca.

Toma una infusión de colas de cereza. La proporción es de 45 g por litro de agua. Hazlos hervir y toma dos tazas diarias.

Si los riñones son tu punto débil, las castañas pueden ser un buen remedio, puesto que ayudan a su buen funcionamiento.

El diente de león tiene un poderoso efecto diurético con el cual se estimula la eliminación de toxinas y combate las impurezas de la piel. Haz hervir 10 cucharaditas de hojas por taza de agua, cuélalo y toma tres dosis diarias, después de comer.

Si bebes un poco de agua de mar con moderación, ayudarás a equilibrar tu organismo.

El baño de mar acentúa el metabolismo de las proteínas, de los glúcidos, los lípidos, el calcio y el fósforo. Excita las funciones endocrinas y estimula la circulación. Combate la retención de líquidos y la esclerosis del cuerpo.

Bebe zumos de frutas y verduras, es el mejor tratamiento para tu organismo, puesto que el agua que contienen transporta los nutrientes a su destino y facilita la expulsión de residuos. El resultado de la suma de toda una jornada tienen que ser 2 litros de agua.

Plantas para la hernia de hiato

Toma, antes de comer, un vaso de decocción de achicoria, con una proporción de 30 g de raíces secas trituradas por litro de agua. Si notes malestar después de comer, bebe una infusión de laurel utilizando un par de hojas por vaso de agua hirviendo.

Si el hígado te molesta

Si últimamente tienes molestias al hígado, intenta comer ensaladas con escarola y te encontrarás mejor.

Para los cálculos de vesícula

Los pimientos contienen un alto contenido en vitamina K, un nutriente que puede ser escaso cuando no se digieren bien las grasas, problema que provoca la aparición de cálculos biliares que se depositen en la vesícula y que pueden producir unos cólicos bastante dolorosos y molestos.

Estimula la hambre

Los pimientos estimulan la hambre, especialmente los picantes o chilis, pero algunos tienen fama de ser muy indigestos, lo cual no es cierta. Conviene masticarlos bien y muchas veces la mala digestión se debe de a la mala combinación con otros alimentos. Curiosamente, y ante esta opinión generalizada, los pimientos crudos son más digeribles que los cocidos y, además, favorecen la digestión a la estimular los zumos gástricos y biliares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *